lunes, 9 de abril de 2012

Historia

La Conquista

Los hechos que precedieron la fundación de la ciudad de Ibagué se enmarcan en la Conquista de América y los derechos concedidos por la nobleza española a los conquistadores para crear encomiendas para su beneficio, explotación y evangelización.5 Para junio de 1550 el encomendero Andrés López de Galarza y Francisco de Trejo inician una campaña militar para tomarse por las armas los territorios del centro del Tolima. El 25 de junio de ese mismo año ya iniciada la campaña los conquistadores llegaron a un lugar que llamaron: “El valle de las lanzas”. Donde son detenidos y desviados por las tribus nativas, que niegan el paso al conquistador iniciando ahí una cruel guerra que duraría sesenta años y costaría cuatro mil hombres españoles y cuarenta mil indios. Dirigieron la resistencia indígena el Cacica de Ambi-Ana, Titamo gobernante de la cuenca del río Cuello asistido por el Cacica de Cucu-Ana, Quicuima gobernante de la cuenca del río Cucuana, quienes hostigaron y combatieron en varios encuentros el paso de Andrés López de Galarza, miembro de la real cámara de castilla en Madrid, tesorero de la real audiencia y hermano del Oidor de la Real Audiencia de Bogotá, Juan López de Galarza. El continuo ataque de los nativos, obligó a López de Galarza a pedir refuerzos que llegaron al mando del el Capitán Melchor Valdés.

Sin hacer diferencia fueron obligados a trasladarse hasta alcanzar una apartada meseta en la región llamada Ana-Ima (Anaime) territorios Kala-ana actualCajamarca. Allí fue fundada la villa de San Bonifacio de Ibagué el 14 de octubre de 1550 por el capitán español Andrés López de Galarza. Pero los constantes ataques de los Pijaos motivan su traslado a orillas del río Combeima el 7 de febrero de 1551, sitio que actualmente ocupa. Para el año 1562 el encomendero del fuerte de San Bonifacio Capitán Domingo Lozano inicia desde Ibagué la pacificación de los Pijao de “Turibio de los Paeces” con la colaboración de Diego de Bocanegra y su campaña exitosa fue premiada con la encomienda de los Paeces. Hasta principios del siglo XVII y para 1602 Ibagué no fue más que un fuerte conquistador para la protección de la encomienda de Gaspar Rodríguez del Olmo bajo el asedio de los nativos pijao. El 28 de octubre de 1602 se produjo un asalto pijao para recuperar algunas indias que habían sido secuestradas por los conquistadores para su servidumbre en el fuerte de San Bonifacio. Luego por las continuas quejas de los regentes del fuerte de San Bonifacio de Ibagué, la Real Audiencia de Santa fe de Bogotá decreta por Auto del 22 de noviembre de 1602: Esclavos a los pijao por diez años, momento para el cual Ibagué alcanzas importancia militar como la vanguardia para la guerra contra estas gentes. Las primeras campañas desde este fuerte las realiza sin mayor éxito Gaspar Rodríguez del Olmo entre junio y agosto de 1603. Muchos capítulos de guerra enmarcan a Ibagué entre los años 1603 a 1609 con hechos históricos como los asaltos Pijao dirigidos por el mohán y cacica de Kimba-Ana Calarca sobre el fuerte de San Bonifacio.

galarza0001_1.jpg

La Colonia

En tiempo de la colonia la ciudad de Ibagué se pierde bajo la seguridad de una pequeña colonia de súbditos de la corona española en poblados de criollos, mestizos y castizos usados para la explotación de las encomiendas. Para el caso de Ibagué correspondía a la explotación minera de oro de aluvión del río combeima que se benefició hasta ser agotada. Esta región es rica en yacimientos de este metal por su localización frente a los volcanes: Nevado del Tolima y Cerro Machín. Durante la colonia, en la región tuvo mayor preeminencia Mariquita, por ser el lugar de acopio de las explotaciones de oro de la región al ser escogido por la corona española por su situación geográfica y la riqueza de sus minas de oro y plata además de ser el punto de partida del camino que se usó durante más de dos siglos para subir a Santafé y a otros poblados. En 1782 el científico español José Celestino Mutis, dentro del programa de la Expedición Botánica que tenía sede en Mariquita, visitó a Ibagué y adelantó algunos estudios sobre la flora del lugar.


La República

Entre 1857 y 1887, con el caos político imperante, se agudizaron las pugnas de los centros urbanos más prósperos de turno por ser la sede del gobierno estatal. Durante estos treinta años Natagaima, Purificación, Guamo, Ibagué y Honda llegaron a ser capitales. En 1854 se reunió en Ibagué el Congreso Nacional bajo la presidencia de los senadores Pedro Fernández Madrid y Salvador Camacho Roldán, para juzgar al presidente José María Obando y encargar del poder ejecutivo al vicepresidente José de Obaldía ocurrió esto en el Edificio Nacional donde se convocó años atras en 1811, el Congreso de las provincias unidas de la Nueva Granada presidido por Camilo Torres Tenorio, denominado "el verbo de la revolución" y hoy están las oficinas de la Dirección de Impuestos Nacionales. En tales condiciones, Ibagué fue capital de la República. Ibagué tomó la delantera solamente a partir de la década de 1880, cuando aumenta su población debido a las migraciones causadas por el atractivo auge minero que se dio en la periferia montañosa. Se activa su economía y en 1887 es declarada capital del Tolima Grande y en 1905 del actual Tolima y sede del gobierno eclesiástico y donde resaltan personajes como Tulio Varón General de las fuerzas revolucionarias liberales, que defendieron de los ataques de los conservadores en la Guerra de los mil días en el valle del Tolima que para la época llamaban “el plan del Tolima”. Después de 1930 da el primer salto brusco en su crecimiento demográfico e inicia su lenta transformación de villa a ciudad. El siguiente incremento notable de población ocurre a mediados del siglo XX con el éxodo campesino que provocó el fenómeno conocido como "La Violencia", caracterizada por el enfrentamiento entre los dos partidos históricos colombianos, vivida con especial intensidad en la región. Ibagué.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada